-964 días – Integrando la polaridad-

Sat Nam almas hermosas,

Esta noche compartiendo con mis queridos hermanos y hermana Vivi, XAvi, Óscar… Que gusto poder disfrutar de su compañía!
La verdad es que después de unas risas con los amigos, poco queda por decir… De repente parece que todo esta perfecto y ya no hay nada que necesite ser sanado ni solucionado porque todo esta bien.

Pero el pequeño-gran ego todavía quiere un poquito de protagonismo y no para de dar saltitos recordándome su existencia y sus pequeños problemas existenciales. Todo bien pequeño y querido ego, no te preocupes que se que estas allí, no te olvido para nada, si eres parte de mi!

Así que vamos al tema. Como comenté en un post anterior, una de las razones para hacer esta Kriya es la necesidad de sanar mi cadera derecha, cuya herida siento que esta ligada con mi relación con lo masculino.

Al principio pensaba que esto era por los desengaños amorosos y relaciones traumáticas con los hombres, pero poco a poco voy viendo que el tema es más profundo. Si, el problema es un desequilibrio entre lo femenino y masculino en mi.

Siento que el hecho de pensar que no necesito a nadie, que yo puedo con todo, que soy fuerte y capaz, es un desajuste en mi lado masculino, seguramente fruto de la distorsión de los papeles del hombre y la mujer en la sociedad de los últimos tiempos. No es que quiera echarle la culpa a eso, ni mucho menos, simplemente lo observo en mi, y tiene mucho sentido. Desde pequeña aprendí que los hombres podían hacer lo que quisieran, que eran fuertes e independientes, mientras que las mujeres éramos débiles, tontas e inútiles. Luego esto se dio la vuelta con el feminismo extremo, que quiso demostrar que las mujeres tenemos tantas cualidades y capacidades como los hombres, lo cual es bien cierto, pero eso nos saco de nuestra esencia femenina.

En mi caso, como no quería parecer una débil atontada, poco a poco me fui convirtiendo en la típica niña ” marimacho” que jugaba al fútbol, nunca vestía de rosa ni jugaba con muñecas y siempre andaba con chicos porque las niñas eran unas cursis pesadas que además se pasaban el día criticandose las unas a las otras. Así qué gradualmente fui perdiendo mi inocencia junto con mi feminidad. Eso, además, provoco que mi tierna adolescencia fuera traumática ya que yo odiaba tener la regla y que me crecieran los pechos. Encima, de repente los chicos con los que solía jugar al fútbol empezaron a fijarse en mis tetas y en mi culo y empezaron a meterse conmigo por mis atributos femeninos, a la vez que deseaban enrollarse conmigo y disfrutar de ello. Entre medio de todo esto, sucedieron mil historias que no voy a contar ahora, pero a dónde quiero ir es que termine con un cacao mental respecto a lo que significa ser mujer, que todavía estoy intentando entenderlo.

Hoy en día, después de un largo proceso, empiezo a amarme en mi condición de mujer, de hecho siento que es el regalo más grande! Pero aún hay reminiscencias de ese miedo a no ser capaz, a que se me considere débil, etc… Pero se que estoy en el camino, y veo que el loto es una buena manera de equilibrar e integrar estas dos polaridades necesarias para la continuidad de la vida dentro y fuera de mi.

Gracias al Yoga, la Unión suprema, la trascendencia y el estado de Shunia al que llego a veces en la postura por brindarme la auto-sanacion, lenta pero segura.

Que el Eterno Sol te ilumine, el Amor te rodee y la Luz Pura interior guíe tu camino.

Sat Nam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s